miércoles, 27 de agosto de 2008

Juani


Juani, no sé si leerás este post, pero ya no sé qué hacer ni a dónde ir, tal vez esté quemando mi último cartucho con esta carta, pero he de intentarlo. Hace días que no me hablas y cuando sale una frase de tu boca es desde la frialdad, noto el esfuerzo que haces para dirigirte a mí. No sé qué es lo que te ocurre, tu infancia no ha sido fácil, fumas desde los ocho años, circusntancia que ha perjudicado tu voz, transformándola en ronca y algo horrenda. Mas nunca me ha importado y siempre he seguido la senda que me han marcado tus palabras.

Me siento perdido en tu silencio y no paro de preguntarme el por qué de tu vacío. Le doy vueltas y revivo el pasado por si allí encuentro las respuestas, pero soy incapaz de ser iluminado por la luz del faro de tu perdón.

Siempre te defendí ante mi mujer, sabes las veces que he discutido con ella por ti y, como caballero del Medievo, alzaba mi escudo ante sus críticas y lanzaba mi espada contra ella cuando te faltaba al respeto. Le di a elegir en numerosas ocasiones entre ella y tú y siempre salías vencedora.

Desde que el destino nos juntó hemos conocido una gran cantidad de lugares, siempre ponía cualquier excusa para que vinieses conmigo, por tonta e increíble que fuese. Nunca te eché en cara que me dejases tirado en Valencia y tuviese que proseguir el camino solo hasta Murcia, es más, te recibí con los brazos abiertos cuando volviste porque, Juani, hay que saber perdonar. Un gran corazón debe conocer las vías del perdón, todo ser viviente erra en alguna ocasión y merece una segunda oportunidad y yo siempre te la he dado. ¿Cómo no iba a hacerlo si siempre has velado por mí? Cuando he rozado los límites de la legalidad, con tus suaves palabras, me has hecho volver por la buena senda.

He sido celoso contigo, no dejaba que nadie te manipulase y siempre te he tocado con la suavidad que mereces, cuidando tus formas, con la presión adecuada, esperando a que estuvieses a punto para mí, sin protestar por tu falta de conexión espacial para darme tu fruto.

Antes de conocerte ya te tenía idealizada, ya sabía que serías para mí, me imaginaba a tu lado, compartiendo vivencias y caminos, he sido muy feliz a tu lado, me dabas seguridad en mi caminar. Ahora, he de leer tus expresiones porque el vacío de tus palabras no pronunciadas me pierde. Me consuela que en este tiempo he aprendido a conocerte, mas me faltan tus palabras, sin ellas me es difícil llegar a buen puerto.

Por favor, estés donde estés, si lees esto dame una segunda oportunidad, comunícate conmigo, no sé qué será de mi si esta situación se prolonga, ni tan siquiera sé dónde llevarte para arreglarlo, porque ya me dirás para qué cojones quiero yo un GPS que no me hable!!!!

8 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Para nada, Pablete, porque si tienes que mirar la pantalla para cada giro de volante, te estás jugando la vida a lo tonto por una Juani que no te merece.
Tírala, o llévala mejor a un centro de reciclaje de esos donde acogen también a los móviles que se han quedado mudos o sordos, por si quieres para ella un final digno, y píllate otra Pepita, que fijo que de ayer a hoy ha bajado de precio y por menos dinero hasta igual te canta algo en las rectas ;)

Un beso

Fran dijo...

Huujujujuj

Una joven, briosa y complaciente aguarda por ti para acompañarte en tus largos trayectos y complacer todos tus deseos. Veras como te olvidas de la roñosa

Pablo dijo...

Es un final bastante cruel para mi Juani de mi alma y mis entretelas, pero si no cambia, toda relación tiene un fin y otro amor vendrá...

Además si me canta en las rectas como dice Novicia Dalila, entonces ya... La cosa es qué es lo que te canta, porque si va a estar todo el tiempo con lo de "precaución amigo conductor.." de mi paisana de Huelva (la perlita de Huelva), va por la ventana el primer día.

Nuria dijo...

Jajaja,

La mia se llama "Antoñita" y yo prefiero que no hable,que me pone muy nerviosa escuchar con voz de la de la telefonica: "Se ha pasado la salida indicada.Recalculando"...
Bs
N.

Anónimo dijo...

La verdad es que habla poco y cuando habla tiene voz de borracha aguardientosa. Yo que tu no la llevaría al técnico de la motosierra no vaya a ser que te cobre diez euros por darle al volumen y al final se te quede la cara de poker. Besitos a Vir.

Virginia dijo...

Lo mío con la Juani es una relación de amor odio.

Estupenda para que me lleve a lugares nuevos; aún así sigo llevando un callejero de Madrid y un plano de carreteras...

Pero cuando el camino ya me lo sé,... es ahí cuando ella y yo entramos en conflicto ya que no siempre la ruta que Juani indica es la mejor.
Si yo voy sola a sitio conocido la Juani se queda guardadita, pero si va mi marido la llevamos, porque avisa de los rádares dice él (dado que no se ha sometido a una actualización desde hace una buena temporada no sé yo lo eficaz que puede ser, pero bueno, de los que ya estaban informa!)

Chipsoni@ dijo...

Uichhh, creía que era tu moto.

Yo tengo una entrada en mi blog despidiendome 2 veces de mi coche... me la has recordado mucho ;-)

A ver si no te pasa como a mi y cuando vueve a funcionar, se ha muerto el encanto, jejeje.

Cecilia dijo...

Muy bueno el blog.