jueves, 18 de septiembre de 2008

El que encuentra un buen fontanero encuentra un tesoro


Con el último post de Supersoto he recordado la obra que hicieron mis padres hace muchos años para cambiar los baños y la cocina.

Un vecino estaba haciendo una obra en un local que está justo debajo de nuestra casa y nos recomendó al albañil porque era bastante bueno. Lo que no teníamos era un fontanero, pero este hombre nos dijo que podía venir su hijo por las tardes, por las mañanas era repartidor de pan. Una cosa parecida a lo de Superman, por las mañanas periodista y por las tardes superheroe. La única diferencia es que este era supergilipollas.

El pan no sé si llegaría bien o para dárselo a los pájaros, pero como fontanero era para colgarlo de la plaza del pueblo y que le escupiese todo el que pasase. Mi padre cada vez que lo veía entrar por las puertas dejaba lo que estuviese haciendo para irse detrás y tenerlo controlado. Aun así agujereó una pared con un cincel del tamaño de un lápiz, quemó dos muebles de la cocina, nos dejó cuatro días sin agua y sin poder usar los cuartos de baño, se cargó la virtud inodora del bote sinfónico y cada vez que un vecino iba al baño nos comíamos sus pestes (y no había ni uno estreñido!!!), al vaciar el lavabo se iba todo a la bañera, etc. Sólo faltaba que al darle a luz te meases encima y tuviésemos que ir con el Tena Lady como Concha Velasco.

El vecino del local de abajo nos dejó las partes del techo que daban al bajante del edificio sin poner para que al fontanero le fuese más fácil trabajar. Se lo agradecimos mucho aunque él todavía se estará arrepintiendo de lo que hizo.

Al artista del soplete no se le ocurrió otra que cortar las tuberías que unen el WC con el bajante del edificio y luego colocarlo como si tal cosa hubiese pasado. Lo remató callándose como si guardase el secreto del Santo Grial.

Después de estar cuatro días sin baños ni agua, una bosa del Carrefour nos parecía un lujo y mi hermana cuando vio el WC no se lo pensó dos veces y se fue a pegar el escopetazo, dando las mismas explicaciones que el de las tuberías, ninguna.

De pronto se empiezan a escuchar gritos de los que solo se entendía: “cago en dios”, “su puta madre”, “y yo qué sé cojones”. Mi madre se quedó blanca, estaba ya al límite del sufrimiento con todo lo que había pasado y no quería ni pensar en lo que le iba a venir.

Corrimos al baño de donde venían las voces y no pudimos aguantar la risa al enterarnos de que mi hermana, al tirar de la cisterna y no estar el WC conectado al bajante, le tiró toda la morterada al vecino en la cabeza que estaba abajo montando la tienda.

Por si alguien se lo pregunta, la relación con el vecino sigue siendo excelente.

Moraleja: hay que saber perdonar aunque te cubran de mierda y, la más importante, lleva siempre casco e impermeable.

11 comentarios:

FranFel dijo...

jajaajajaja
ajajajajajaj
ajajajajaja
jajajajajaj



Hasta que se llene too el cuadrado este.
No te crei cuando prometiste no tocar temas escatologicos, claro, cargabas guantes e impermeabe.

Supersoto dijo...

Jajajajjajajaja
Dios!!!!!!!! Qué caña!!!!!!!!! Me parto! Es que eso era para haberlo visto. Qué suerte, Pablo con lo que me gusta a mi estar presente en momentos asís. Es que me imagino la situación y no puedo parar de reir... Tu hermana seguro que sigue soñando con aquello, verdad?

Merce dijo...

Qué asco...pobre hombre... la tienda no sería de comestibles...ahhhh

Nuria dijo...

Seguro que tu hermana cuando se encuentra con el vecino de abajo baja la cabeza...y es que aunque se perdone estas cosas nunca se olvidan...
Bs
N.

Pablo dijo...

Fran, cuando prometí no hablar de temas escatológicos me refería a mi jefa, que eso es vomitivo, de lo demás no puedo prometer nada porque sé que si lo hago la "cago".

Supersoto, lo único que hubiese faltado era tú allí descojonándote de la situación a carcajadas limpias...

Merce, sí era de alimentación. sí. No lo quise decir para no herir sensibilidades...

No, Nuria, no baja la cabeza, ya te digo que la relación con esa persona es muy buena, ya lo era antes y después ha seguido, es un claro ejemplo de cómo se conserva una amistad a pesar de los pesares...

Besos.

Novicia Dalila dijo...

Me meao... jajjajajajaj Es que era lo m�nimo no???

���Luego estos "profesionales" se extra�an de que vengan los rumanos y les quiten las chapuzas���

Dame el n� del gach� Pablux. Me estoy planteando un obr�n en mi kely y quiero asegurarme de que no le llamo...

Menos mal que al final las aguas (mayores y menores) volvieron a su cauce no??? ;)



Un beso y buen finde. A t� y a todos.

Pablo dijo...

Novicia, ese número lo tiene mi padre guardado para dárselo a algún enemigo, pero en 18 años que han pasado desde que se hizo la obra, todavía no se ha cruzado con nadie que se lo merezca.

Muy buen fin de semana para tí también. Besos.

Anónimo dijo...

Definición perfecta del fontanero españó. Vamos, para una enciclopedia.

Ay, cuando tengas que llamar al electricista. Entonces sabrás lo que es el riesgo.

Pablo dijo...

Encantado de conocerte Edu, si te digo la verdad prefiero estar con velas antes que meter por las puertas a un artista de los vatios.

Entrepà dijo...

Pelín alterado estabas tú, no? ;-)

Pablo dijo...

Un poco sí, entrepá, casi tanto como tú con la basura...

Un placer verte por aquí.