viernes, 3 de octubre de 2008

El desarrollo de la humanidad



Un problema al que se enfrentan algunas empresas es a la poca rotación de sus productos debido a la buena calidad o a la larga vida útil de los mismos. Por ejemplo, una empresa que vende leche sabe que el proceso de venta se repetirá a menudo, al contrario que otra que comercialice quita grapas ya que éste dura muchos años, salvo que se pierda.

Las empresas que se ven acusadas por esta circunstancia hacen lo que pueden para que la rotación de sus ventas sea lo más próxima posible en el tiempo, por ejemplo, los electrodomésticos están hechos para que duren un poco más del plazo de la garantía, en vez de casi eternamente, como ocurría hace años.

El inconveniente es en utensilios que son muy sencillos, que no tienen un mecanismo electrónico que se pueda estropear o no sean frágiles ni fáciles de perder. Es el caso de los inodoros, duran toda la vida y se cambian como mucho una sola vez y es porque estamos mojando al vecino y de paso re decoramos el baño.

Es por eso por lo que los directivos de este tipo de negocios están exprimiendo las células grises para que sus productos se roten más a menudo y han creado los que lavan y secan tras la faena, los que tienen hilo musical, los que analizan la orina para comprobar el nivel de grasas y azúcares incluso, una marca de joyería ha diseñado uno con cristales preciosos.

Los que además de váter son bidet llevan usándose en Japón desde hace años, me lo confirmó una amiga que ha estado allí (yo no lo he visto porque no me meto 20 horas en un avión sin poder fumar para que un váter me limpie el culo). Esta amiga me comentaba que te sentabas y tenías un mando donde elegías las tareas a realizar, algo así:

- Inodoro: ¿qué va a ser?
- Usuario con apretón: Lavar y marcar, pero no me des con el agua muy caliente que me entra la risa.

El modelo que analiza la orina es bueno para regular y prevenir el colesterol y la diabetes. Aunque también sería una fuente de peleas entre mi mujer y yo:

- ¡Ni se te ocurra probar el jamón que me ha dicho el váter que tienes el colesterol por las nubes!
- ¿Qué cojones sabrá un trozo de cerámica, es medico ni ná?
- ¿Me da igual si es médico o no, pero tú no te lo comes y punto!
- ¿Me voy a cagar en la madre del que parió al inventor de la máquina esa, a ver si me dice que también tengo diabetes!
- Pues cágate en lo que quieras, pero el jamón no lo comes.
- “Cagon” en Roca!

El hilo musical, siempre da ambiente y puedes hacer la faena al ritmo del porompompero, lo que no sé es por dónde se meterá el CD ni dónde estarán los altavoces.

Otros tienen una luz que hace de diana y te sientes como Robin Hood, tu vida se va llenando de retos:

- Ponte ahí en mitad del salón con una manzana en la cabeza que te voy a enseñar lo que he aprendido en el cuarto de baño.

Aunque lo de la diana ya está inventado pero para los urinarios, que te ponen o una pegatina de una araña o un plástico para que no se cuelen las colillas con una cara sonriente. Esta cara a mí me da muy mal rollo: te ve tus vergüenzas mientras recibe una lluvia dorada de un desconocido y ¡encima se ríe!

El váter con las incrustaciones de cristales preciosos tiene que ser una horterada que te obligue a mear con gafas de sol por el reflejo de los focos del techo y, encima, aguanta la bronca de “no mees con tanta fuerza que me arrancas los cristales y me sale a 500 euros la chorradita”.

En fin, que si los directivos están quebrándose la cabeza para vender más que se la quiebren, pero yo sigo con mi váter que demasiado moderno lo veo ya, que la cisterna va con un botón en vez de con una cadena colgando del techo y un tirador de cristal con estrellas de mar incrustadas.

13 comentarios:

Merce dijo...

jaajaja, yo paso del de la analítica, joerrr, que agobio, yo que no voy al médico, por si acaso.
El de los cristales, tampoco. Las piedrecitas para anilllos...
El que te lava, bueno...puede tener su aquel..

Pero al final en lo que más me he fijado de tu post...es... ¡qué triste!, en que fumas... LLevo cuatro meses sin hacerlo, y todavía lo echo de menos...mucho...

Pablo dijo...

Bueno Merce, paciencia con lo de dejar de fumar y mira el lado bueno: ahora puedes pasarte veinte horas de avión para que un váter te limpie el culo!!!!

Si es que el no fumar sólo trae ventajas... :-)

Besos y buen fin de semana

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡ Lo que me he reído Pablo¡¡¡ Casi me meo. Menos mal que tenía un montón de tazas a tiro.

A mi los que me molan son esos que tienen una tapa que cae suavemente sin hacer ruido. "Soft no sé qué se llaman"... Para lo demás, soy sencilla..

Lo de las estrellitas incrustadas en el tirador es cierto?? Yo que la señora de la casa le decía al váter que me enseñase puntería y me ponía a practicar ya mismo...

Un beso y buen finde Pablux

Supersoto dijo...

Jajajjajjaja, si es que tantas modernidades no pueden ser buenas. Mira mi amigo Santi que en Irlanda meó en un lavabo ultramoderno de un McDonnals y salió flipado del baño diciendo que qué caña de baños, "aquí hasta te lavan la polla"

Soportándome dijo...

Mi padre vende váteres y en casa siempre teníamos el último modelo que salía al mercado, todavía recuerdo la sensación asquerosa del chorro que te lava el culo y luego un secador, vamos parecía una tortura china. El váter era japonés a todo esto. Bueno, pues también en la rotación de productos había que poner modas para que la gente fuera cambiando su baño completo, incluido pavimento y azulejos. ¿Recordáis aquello de "Roca: la moda del baño"? Hay que crear necesidades, si no, no se vende.

FranFel dijo...

Entre tanto miembro masculino ha transcurrido mi vida que mi mas ferviente deseo es que la taza se desplazara en direccion del chorro . Eso me ahorraria muchos momentos desagradables, el tener restos de orina en toda la circunferencia del trasero da unos deseos incontenibles de castrarrrrrrrrrr

Pablo dijo...

Novicia,

A mí también me gustan mucho esas tapas, tanto que mi compadre casi me echa de su futura casa porque me tiré un montón de tiempo dándole golpes y nada, siempre caía despacio...

Supersoto,

Además le caía a tu amigo a buena altura, el problema son los urinarios altos para la gente pequeña, que tienen que mear como los angelitos de las fuentes.

Soportándome,

Bien venido a esta casa, desde ahora tu casa. Pues tiene su rollo eso de estrenar váter cada poco tiempo, aunque para acostumbrarte...

Fran,

La potencia sin control no sirve de nada, pero para eso está luego el papel higiénico, queda todo recogido y las mujeres no se enfadan.

Besos.

Nuria dijo...

En el aeropuerto de Madrid los urinarios no tienen cadena ni botón ni na de na y el primer día que los utilicé casi me vuelvo loca para tirar de la cadena..
Luego me enteré que son "inteligentes" y tienen un mecanismo que cuando retiras el culo tira el agua..y cuando vaya a mear un tio que??
Bs
N.

Félix dijo...

Sí, sí, muy divertido todo, pero a mí me daría grima sentarme en un artilugio como ese......

Pablo dijo...

Nuria,

Los váters del aeropuerto no sé, pero los urinarios son un gasto de agua tremendo, cuando te acercas sale agua y cuando te vas también, por lo que la primera vez limpian sobre limpio.

Félix,

Si como mear en el campo no hay nada, esa sensación de libertad es comparable con muy pocas cosas en la vida.

Saludos a los dos.

Laura dijo...

Pues a mi, no me importaría nada que me limpiaran el culete y me dieran los buenos días cuando fuera al baño.

Fdo: Una vaga.

FranFel dijo...

cri, cri, cri


Pablo, se escuchan grillos. Creo que ya va siendo hora de poner algo, o me pongo a cantar rancheras.


Aya en el rancho grande no hay donde viiiiviiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Novicia Dalila dijo...

Yo acabo de ver pasar una cosa de esas gorda que rueda por las calles desiertas en cualquier pueblo del oeste que se precie......