jueves, 27 de noviembre de 2008

Llamamiento general, juntos lo podemos conseguir


Me gustaría usar este blog para hacer un llamamiento a la Comunidad de Madrid en general y a los usuarios de cercanías en particular. Sé que este blog no lo lee mucha gente y, para colmo, la mayoría de los lectores no usan el tren, pero nunca hay que rendirse.

Esta mañana al poco de montarme en el tren empecé a moquear y no tenía con qué limpiarme bueno, con la corbata, pero luego mi mujer se enfada. Así que deseché la idea.
Alimenté la esperanza de que se sentase cerca una muchacha de las que imitan al tío del saco, con esos bolsos enormes que llevan (quisiera recomendarles que mejor usen una samsonite con ruedas que, a la larga, la espalda da la cara) para pedirle un pañuelo de papel. Pero no hubo suerte, sólo se sentaban a mi lado tíos, y por todos es sabido que un hombre no lleva pañuelos salvo que esté resfriado, en caso contrario yo no estaría escribiendo este post porque hubiese podido arreglar la situación.

Al ver mi entorno tan lúgubre, puse mis esperanzas en una máquina expendedora que hay en la salida de Atocha, justo antes de llegar a los tornos, en la que hay cosas que te pueden sacar del apuro. Pero Atocha estaba a media hora y a mi nariz estaba haciendo una recreación del milagro de los panes y los peces pero en mocos.

Cuando el tren llegó a la estación, me bajé corriendo, subí las escaleras de dos en dos y me dirigí a la máquina buscando monedas en el bolsillo para sacar los pañuelos. Nunca llevo dinero suelto porque lo dejo en la oficina para la máquina de café, pero hoy llevaba 50 céntimos y pensé que era una señal divina, mi limpieza estaba más cerca.

Mi sorpresa fue que al llegar a la máquina había dos estanterías con condones, gel lubricante, anillo vibrador y un tensiómetro. Más abajo había chicles, compresas, tampones y caramelos.

Yo entiendo que la vida es sueño y los sueños, sueños son, pero es más normal que se cumpla la profecía de que se te caigan los mocos en el tren a que se organice una orgía improvisada en los vagones del tren.

No es mi intención criticar a los trabajadores que aprovisionan estas máquinas expendedoras, igual ellos eligen estos productos para que sea más llevadera esta situación de crisis, pero podían pensar en poner unos pañuelillos, aunque sea para limpiarte el gel lubricante, que luego quieres mear y no tienes pelotas de agarrar el cacharro y aquello es una manguera descontrolada.

También he pensado que sea una estrategia del Metro de Madrid con la campaña de “el metro vuela”, y no es que vuele, es que los usuarios van empujando al usar los artículos de la máquina.
Bueno, si alguien responsable de estas máquinas lee este post, por favor, que ponga pañuelos en la máquina, porque ya me veo sacando el tensiómetro para sonarme con las instrucciones.

PD. Los que no sois de Madrid no vengáis con la falsa esperanza de que los túneles del Metro son los túneles del amor porque no es así. Paso mucho tiempo al día en usando el transporte público y nunca he visto a nadie usando el gel lubricante ni el tensiómetro.

14 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

No lo entiendo yo tampoco, la verdad. Porque un kleenex en esta época debería considerarse un artículo de primera necesidad... mucho más que los chismes esos que llenan ahora las máquinas. Si hay donde firmar, dímelo y firmo. Yo no es que vaya mucho en el tubo, pero os comprendo a los plebeyos en vuestras necesidades básicas :P:P


Pablo, te fijaste en si los condones eran de sabores??? Supongo que no te daría tiempo con la desesperación.... :P:P

Un beso y cuídate mucho, anda... Y mañana no te olvides de echarte en el maletín, o en el bolso, o en la mochila un par de paquetes de pañuelitos de papel ;)

Pablo dijo...

Pues la verdad es que no me fijé por dos razones:

1.- Porque quería llegar cuanto antes a la oficina para agarrarme a un rollo de papel higiénico.

2.- Me dio corte estar delante de la máquina con esos productos y yo con la mano en el bolsillo. Realmente buscaba pañuelos y la mano en el bolsillo era buscando una moneda, pero las apariencias engañan ;-)

Muchos besos y que sepas que cada vez que vea condones de tiramisú me acordaré de tí.

Merce dijo...

Joder Pablo, casi me ahogo por tu culpa, te leía mientras me tomaba mi cafelito y llegando a la orgía del vagón y tú con los mocos colgando, me ha dado la risa, se me ha ido el café por el otro lado, ¡pa habernos matao!

Cuídate, rey

Supersoto dijo...

Joe! Vaya telita! De todas formas podías haber sacado unos tampones y unos caramelos. Te pones un tampón en cada agujero de la nariz y los caramelos pa el camino, pa amenizarlo y eso.

Lo mejor es llevar un rollo de papel higiénico siempre con uno, lo malo es que ocupa un poco. Mi amiga Cris los robaba de la universidad, se plantaba en clase con el rollo y lo ponía encima de la mesa por si lo necesitaba ella u otra persona humana. Una vez el rollo pasó por más manos que Mar Flores.

P.D. Haberle dado una patada a la puta máquina! Tengo mucha tensión ultimamente.

Besotes y cuidate

Eria.. dijo...

Hay cosas que tengo repartidas por todos los bolsos, ventajas de ser una chica. Cuentas muy graciosas las cosas, la próxima vez que me baje a Madrid fijo que me acuerdo de ti al ver las máquinas expendedoras.
Besitos varios.

Pablo dijo...

Merce,

Si bebes café no vayas a orgías de Renfe ;-).

Supersoto,

Pensé en lo de los tampones, pero con los mocos que tenía eso se iba a hinchar mucho y luego cómo le contaba al médico que tirase del cordón...

Eria,

Una persona como tú me hubiese hecho falta esta mañana. No te olvides de mirar la máquina, yo acostumbrado a ver, como mucho, comida en ellas, nunca imaginé que pudiesen tener artículos de Sex Shop.

Muchos besos a las tres.

Lluna dijo...

A organizarse:

Yo voto por muchas maquinas
expendedoras, una como botiquín de primeros auxilios donde te pongan el papel higienico, los cleenex el tampon y el tensiómetro.Para la diarreay los vomitos también le pongo algo.

El otro aparato vamos a dejarlo con los condones, bolas chinas, consoladores y ediciones de kama sutra . Bastante ameno que va sonando el tema.

Para los que tengan ganas de comer fideos chinos, cafe, sopa de aleta de tiburon y un cuarto de tortilla.Eso si, en otra maquina

Para los cultos el señor de los anillos, la hola y cualquier otro libro de tom clancy.

Es que los comerciantes inescrupulosos quieren tenerlo tó en un solo sitio. Pide en casa unos tampones que son muy utiles. Sirven para la diarrea, el dolor de muelas y el catarro.

Besos y que te recuperes

Pablo dijo...

Lluna,

Entonces Atocha en vez de ser una estación de trenes sería una estación de servicio, no?

Pero me gusta la idea, no estaría mal irse comiendo unos fideos chinos en el metro. De momento lo único que puedes hacer es ir chupando los condones de sabores de la máquina...

Muchos besos.

Nuria dijo...

Anda, anda que te quejas por quejarte..
Lo que tienes que hacer la próxima vez es no ir a trabajar; seguro que en casa tienes millones de paquetes de pañuelos(junto con los desodorantes)
Besos y buen finde
N.

Pablo dijo...

Nuria,

No sería mala opción el quedarme en casa, el problema es que aquí es costumbre el que si estás enfermo te quedas en casa pero trabajando y para gastar los pañuelos de mi casa gasto el papel higiénico de aquí...

Por cierto, esa foto del hombre azul??? Desde luego mia no es, si acaso disfrazado de mosca....

Besos.

Novicia Dalila dijo...

Habeis acabado con cualquier idea nueva... es que no se me ocurre nada más que poner en las máquinitas de los webs a no ser una cámara oculta que grabe y difunda el careto alucinado de los usuarios....

Feliz viernes a todos y mejor finde

Besos

Pablo dijo...

Novicia,

Yo grabaría mejor la cara del resto cuando vean al usuario sacar las cosas de la máquina. Sería la leche ver la cara del resto cuando saques el bote, de forma fálica, de lubricante.

Muy buen fin de semana a todos!!!!

lectora anónima dijo...

"Yo entiendo que la vida es sueño y los sueños, sueños son, pero es más normal que se cumpla la profecía de que se te caigan los mocos en el tren a que se organice una orgía improvisada en los vagones del tren"

Yo he visto de todo en el tren, por tanto no sería de extrañar... que el tren ese da para mucho, con la de personajes que se suben a diario, supongo que habras coincidido con numerosos artistas, bailarines, funanbulistas, hay de todooo y para todos gustos.
Muy divertida la entrada.
Besos.

Pablo dijo...

Lectora Anónima,

Claro que hay de todo en el tren y me encanta. Me quejo mucho porque paso mucho tiempo al día en el transporte público, pero luego lo echo de menos.

Muchos besos.