sábado, 3 de enero de 2009

La historia de mi portal de Belén.


A mi mujer, a diferencia de a mí, le gusta la navidad y adornar la casa, poner el árbol, cosas colgando por los muebles, etc.. Lo único que le faltaba era un misterio, pero no un misterio del tipo “¿quién ha matado al Dr. Richard?, sino el del niño Jesús.

Llevaba dos años buscando unas figuras que le gustasen, aunque ninguna se adaptaba a lo que ella tenía en mente. Yo lo único que pedía era que no comprase unas de esas que parecen tan reales que te levantas de madrugada a darle el pecho al niño Jesús por si la Virgen no se ha despertado.

Un poco antes de que empezase la navidad nos fuimos a una gran superficie de jardinería (el Verdecora por si a alguien le gusta el belén de la foto y quiere uno igual) para comprar una flor de pascua que adornase el salón. Que adornar no sé yo, porque de decoración no tengo ni idea, pero de hojas está dejando el salón que da gloria y lo peor es que cada vez que veo que se cae una hoja me veo reflejada en ella y me digo: como tú Pablo, que te estás quedando calvo.

Pues buscando la planta encontró unas figuritas para el belén que le gustaron y dijo que eso era lo que ella llevaba buscando toda la vida y que si podíamos llevárnoslo. Cómo le iba a decir que no, así que cogió las figuras y una caja de corcho que simula el establo donde se produjeron los hechos que en breve pasaré a relatar.

Al pasar por caja, la cajera que era muy simpática y alegre, nos dijo con una gran sonrisa en los labios que por compra superior a nosecuantos euros, nos regalaban a Paquito. Metió la mano por debajo de la caja y sacó un Papá Noel de los que se cuelgan en la ventana aunque en feo. Y no se conformó con darme aquel bicho colgante, sino que además tengo con ella una de las conversaciones más absurdas de mi vida:

Cajera: Pues ahora me tiene que mandar Paquito una postal para ver que está bien, que ya le hemos cogido cariño y lo vamos a echar de menos.

Pablo: Déjate de postales y que te mande un mail que sale más barato.

Cajera: Cuídamelo bien y que no coja frío, que me estudie.

Pablo: No te preocupes que no lo voy a colgar, primero porque no me gusta y segundo porque vivo en un bajo y el primero que pase se lo va a llevar.

Cajera: Bueno, pero dale una vida digna, págale unos estudios.

Pablo: ¿Qué le pague los estudios? Que haga un FP y a los 18 años a la puta calle!!!!

Cajera: (dirigiéndose a Paquito) Me parece que esta familia no te quiere…

Cuando llegamos a casa, mi mujer toda ilusionada empezó a montar el portal y viene al rato muy triste porque falta el rey negro y la mula. Miramos las fotos de la caja y efectivamente no vienen, entonces yo quiero explicar el motivo por el que faltan esas dos figuras.

Los reyes de oriente fueron guiados por una estrella hasta el punto exacto donde nació el Mesías, iban cargados con sus presentes que ofrecer al niño de Dios en agradecimiento por su llegada al mundo.

A medida que sus camellos arrastraban sus jorobas al lugar donde se produjo el nacimiento, el ruido del tumulto se hacía cada vez más fuerte y al estar a pocos metros vislumbraron una gran muchedumbre que se agolpaba en torno a un establo. La mayoría eran pastores que habían acudido a conocer al Mesías, aunque también había tres viejas que habían ido con la bata de guatiné y entre empujones y frases de “qué poca vergüenza, que no dejen pasar a las personas mayores” se acercaban para cotillear.

A la llegada de los tres reyes magos, todo el mundo se hizo a un lado para dejarlos pasar, no porque supiesen quienes eran, sino porque se pensaron que era la guardia civil con el uniforme de gala, y todos los pastores menos unos habían dejado de pagar el sello agrario hacía ya meses. El que la había pagado se abría paso a empujones entre todos con el papel sellado en la Caja Rural y diciendo: “Estoy al corriente, estoy al corriente”.

El primero que habló fue Melchor (el de las barbas blancas), que tras bajar de su camello dijo con voz solemne:

Venimos del lejano Oriente para traer estos humildes presentes al Mesías, yo traigo oro.

La multitud se fundió en un Ohhhh enorme, los pastores se decían que eso sí que era un buen regalo y no las pieles de oveja que habían llevado ellos y que harían volverse loca a todas las madres para encontrarlas y disfrazar a los niños para la función de navidad del colegio.

José le dio un codazo a la Virgen y le dijo por lo bajini y con una sonrisa en los labios: con esto nos quitamos de en medio el leasing de la máquina de la carpintería. No veas el de las barbas blancas si se ha estirado, me ha venido como dedo al culo.

Acto seguido habló Gaspar, el pelirrojo, y dijo, también con voz solemne: yo traigo incienso.

La multitud ya no dijo un Ohh tan grande, las viejas del guatiné dijeron que podía haber traído algo mejor, que mucho chulear de camello y a la hora de la verdad se come un sándwich de jamón york en vez de caña de lomo…

La Virgen María lo vio muy bien y le dijo a José:

- Pues no nos viene mal, porque entre lo mal que huele la mierda del niño y lo que te hiede a ti el sobaco después de tanto andar por el desierto…

-       Mira – contestó José – mejor te callas porque con la pringue que tienes en el pelo vas a tener que lavártelo con KH7 para poder sacarlo a la luz.

-       Tengamos la fiesta en paz José, tengamos la fiesta en paz – replicó María con los brazos en jarra dando por zanjada la conversación.

Los pastores esperaban ansiosos y gritaban: “a ver qué saca el negro (en esa época se podía decir negro sin que nadie se te echase encima por ser políticamente incorrecto). Ese tío que saque ya su regalo”. Las viejas del guatiné apostaban a que su regalo sería el peor. Apareció Georgie Dann con un micrófono cantando: Mami que será lo que tiene el negro.

A Baltasar le empezaró a entrar un sudor frío que se convertía en escalofrío con cada gota que le resbalaba por la espalda. Tenía una gran audiencia expectante de su regalo y llevaba una caja con mirra. Con mirra, señores! ¿Qué iba decir él cuando abriese el cofre? Todo el mundo empezaría a cuchichear, a preguntarse qué era la mirra, a decir que para esa mierda de regalo se podía haber quedado en su pueblo, lo lapidarían, su pobre regalo sería contado de padres a hijos por los siglos de los siglos como el peor presente de la historia.

Así que, dispuesto a impresionar al público, decidió dar un golpe de efecto que nunca le había fallado, se iba a sacar el coca cola de dos litros y con la confusión creada se montaría en el camello y cabalgaría lejos de allí.

Cientos de ojos lo miraban expectantes mientras asió su túnica con ambas manos y comenzó a subirla poco a poco. Al levantar ésta un palmo y medio del suelo se empezó a vislumbrar semejante aparato y el Ohhh del público superó al primer Ohhh del oro.

Las pastorcitas hincaron sus rodillas en el suelo implorando que gente como él fuese la que cuidase el ganado y no los tontos que había ahora con los chalecos de lana y el zurrón oliendo a perros muertos.

Una de las viejas del guatiné le dijo a la otra:

Vieja 1: ¡Qué poca vergüenza! A esto es a lo que vienen, a lucirse, a dar mal ejemplo a los nuestros. Claro, como ellos van siempre corriendo desnudos con el badajo de un lado para otro…

Vieja 2: Si te da tanta vergüenza deja ya de mirar!!!

San José dudaba si el milagro que iba a acontecer esa noche era el nacimiento del niño o la visión de semejante cacharro.

La Virgen María, con las lágrimas saltadas, se repetía una y otra vez que por qué a ella le habían mandado una paloma en vez de a Baltasar.

El revuelo se confundía entre los admiradores y los detractores, estando formado este segundo grupo por los pastores que veían que a partir de ese fatídico momento, sus mujeres le exigirían un armamento similar al del rey mago y ante la imposibilidad de dárselo, se verían obligados a apaciguar sus instintos con las ovejas.

Enseguida tomaron piedras y las empezaron a arrojar contra el pobre rey negro, el cual tomó la mula y salió al galope, jurando que nunca más lo verían. Tan solo los niños que fuesen buenos durante el año recibirían su visita una noche al año para recibir sus regalos.

Y así fue como sucedió, año tras año, el rey Baltasar acompañado de Melchor y Gaspar, entregan sus regalos en la noche de reyes, aunque siempre el más generoso es Baltasar, que intenta quitarse la espinita de la mirra.

21 comentarios:

ALIBI dijo...

no me lo puedo creer !!!! me estoy meando de la risa por dióoooooooooooooooooooooooo!!!!joé , se echaban de menos tus historias , jajajajaja , un besazo y feliz año !!!

tu dijo...

qué barbaridad! pues a mi me han traído mirra y ya no sé qué hacer con ella..., atención! cambio Mirra por un Baltasar (con badajo)!

Chipsoni@ dijo...

Pero que Belén mas requetebonito, mareeeeeee.

A ver que me trae a mi el morenito ;-)

Besitos y que se porten mu bien contigo los reyes magos.

Pablo dijo...

Alibi,

Muy buen año para ti también!!!

Tú,

No sé yo si el anuncio tuyo es de intercambio de cosas o de "relaciones personales" ;-)

Chipsonia,

Pues seguro que te trae muchas cosas, tú por si acaso, no te rías de la mirra y de vez en cuando échale una miradita al "tema", que le enorgullece...

Besos a las tres.

Merce dijo...

He ampliado la foto, yo no estoy segura de que el segundo rey, por la derecha, el que está al lado del barbas, el que lleva una urna, sea él. Parece más bien la prima de alguien. Seguro que si se levanta la túnica, también habría sorpresa...

Feliz año, Pablo. Un beso

P.S.-Por cierto, no será que en la urna van las cenizas de Baltasar, o del burro, o de los dos, y ya que estamos, ¿qué ha hecho la prima con el verdadero Melchor?.

Urge una investigación, y quiero los informes encima de mi mesa antes del día 5 por la noche.

Sí, así es, necesito que acaben las navidades.

Nuria dijo...

Después de escuchar la verdadera historia,me la creo a pies juntillas, por que inconscientemente siempre que me preguntaban: ¿cual es tu rey? respondía rauda y veloz: Baltasaaaarrrr¡¡¡¡

Besitos de misterio
N.

Montse dijo...

Genial!!!!!!! Que hartura de reír, por favor. Buenísimo!!!

Claro que la conversación con la cajera es para enmarcarla.

Besitos encanto

Maritoñi dijo...

Me he partido de risa, de verdad, desde la cajera hasta las viejecilas. Yo espero al negro por las noches.

Pepe dijo...

Qué honor, el único varón entre tanta damisela :P

"La Virgen María, con las lágrimas saltadas, se repetía una y otra vez que por qué a ella le habían mandado una paloma en vez de a Baltasar". Estoy en el trabajo, y me has hecho pasar bastante vergüenza, que lo sepas. Ambiente tranquilo, domingo por la mañana, cada uno a lo suyo, y de repente una carcajada de Pepe que llena la estancia sin venir a cuento.

De lo mejor que he leído en mucho tiempo.

Novicia Dalila dijo...

Jomio, cuando tengais niños no se van a aburrir jamás... ¡¡¡Qué felices van a ser cuando les expliques los misterios de la vida en versión "pregúntale a Pablo" :P:P

A mi me encanta ese misterio... es una hostia en tola cara a los que fomentan las anorexia como forma de vida...

No te preocupes por lo del negro, estoy segura de que en el exilio teneis mogollón que estarían encantados de formar parte de vuestro Belén, incluso de la cena, por un módico precio... Burros seguro que también hay.. son universales... Y si te faltan, tu dame un toque y te mando unos cuantos de cada, que por las tierras de norte estamos sobraos de ambos...

Un beso muy fuerte Pablo... Me he reído una jartá...

Pablo dijo...

Merce,

Aquí va el informe:

El primero es Melchor, aunque se ha dado un tinte en la barba como el Parada, de cine de barrio. El que está al lado es Gaspar, pero se hizo la depilación láser porque las cuchillas le hacían mucho daño al recortarse la barba. La tercera sí que es una mujer, una pastorcita con la boca abierta de la sorpresa que traía Baltasar.

Como verás he cumplido la misión que me encomendaste, sin embargo no he preguntado qué hace un dinosaurio en tu belén :-)

Nuria,

Si el inconsciente es el inconsciente...

Montse,

Sí la conversación fue la leche... yo creo que es que estaban deseando de irse a casa ya e intentaban pasar el tiempo de la forma más absurda posible.

Maritoñi,

Bienvenida a esta casa. Este negro, en concreto, sólo viene una noche al año, pero en dos días está aquí!!!

Pepe,

Bueno hombre, ya que tienes que trabajar hoy, al menos te has reído un rato :-)

Novicia,

No sé yo si será lo más indicado que yo le cuente la historia de la vida y el universo a mis niños... Aunque algo les caerá, pero luego los tratarán como locos en el colegio cuando digan, por ejemplo, la historia del rey Baltasar...

Muchos besos a todos.

Eria.. dijo...

No lo habia pensado así yo jaja pero despues de decir que me voy a hacer republicana en el blog de Torosalvaje creo que lo que me voy a hacer es fan de Baltasar jajajaj
Besitos varios.

Supersoto dijo...

Ahora todo cuadra... Jajajjajajaja!
Ya decía yo que tanta generosidad del negro no era solo para que le aceptaran los blancos. Ahora que el camello cada vez que el negro se suba en lo alto, se cagará vivo notando el aparato en la nuca...
Besotes

Pablo dijo...

Eria,

Pues nada, ya tenemos a una republicana y fan de Baltasar!!!

Supersoto,

Baltasar se pone perpendicular al camello y usa las jorobas para apoyar el aparato como si fuese un cañón del barco pirata...

Un beso a las dos.

Javi dijo...

Muy bueno, figura. Si quieres continúo yo.

La mula y el negro llegaron a Sevilla y aquí procrearon. No he visto más negros en mi vida.

Fran dijo...

Pablo !!!!!
Amigo mío, cuanto tiempo. Ya te digo feliz navidad, feliz año y que tengas una buena rumba en carnavales, que ya estamos a punto.
:)
Lo mejor para tí, para tus seres queridos. Que todos tengais mucha prosperidad, salud y unión.
Un gran beso.

Bueno, ahora espero el post de carnestolendas y el rey momo :)

Novicia Dalila dijo...

Oye, killo, que te espabiles un poco que está esto muy abandonao...

Feliz finde Pablete.
Un beso grande

p.s. La palabra clave: "CHINGUIT".... será premonitorio??? :P

Fran dijo...

Killo,
Pasaron los carnavales y esto sigue como los Mercadona Venezolanos ..... vacío. Anímate hombe, escríbenos algo.....

Novicia Dalila dijo...

Me sé de memoria la historia de tu portal de Belén.... Aguanta un poquito y te sirve para estas navidades :P:P:P

El horno de Lucía dijo...

Anónimo dijo...

...